201605.11
Off
0

Compliance, Ética y Canal Ético

Poco a poco se va instaurando en España la cultura de uso de los Canales Ético o Speak Up Systems. Es una realidad que en nuestro país es algo relativamente reciente y que todavía queda mucho camino por recorrer, especialmente en las medianas y pequeñas empresas.

Históricamente está comprobado que los Canales Éticos son el método más eficaz para combatir el fraude en las empresas, facilitando su descubrimiento y minimizando sus daños. Pero para que de verdad tengan efectividad, hay que dotarles de ciertas características:

  • Externalización: La delegación de la gestión en un tercero independiente, que garantizará que las denuncias recibidas sean analizadas de forma independiente y que la información recibida sólo se trasladará a las personas estrictamente necesarias en el proceso de investigación, facilitarán el anonimato del denunciante de cara a la empresa, aumentando la tasa de utilización.
  • No represalias: Toda empresa que quiera contar con un Canal Ético efectivo, debe garantizar una política de no represalias para todos aquellos que decidan comunicar conductas inapropiadas de otros empleados a través de este mecanismo.
  • Cumplimiento: Del mismo modo, se tienen que dar a conocer los resultados de las comunicaciones recibidas en el Canal Ético, aumentando de este modo la confianza de los empleados y comprobando que “sirve para algo” el esfuerzo realizado.

El ejemplo de Bankia, empresa marcada por ciertas conductas impropias en el pasado, y que desde que Goirigolzarri tomó el mando de la misma, emprendió cambios muy significativos. Para ello, situó la ética y su gestión como uno de los pilares básicos de su negocio.

Una de las herramientas que puso a disposición de todos sus empleados fue un Canal Ético gestionado por un tercero independiente. Después de dos años de funcionamiento, publican sus cifras de utilización, con un total de 23 denuncias y 170 sanciones a empleados, entre ellas, 27 despidos procedentes, prueba de que las denuncias recibidas no caen en saco roto y tienen su repercusión de acuerdo a la gravedad de la misma.

Desde GPartners ponemos a disposición de todas aquellas empresas que lo crean conveniente un Canal Ético gestionado de forma independiente por nosotros, una firma con una amplia experiencia en la gestión y prevención del fraude, así como en el diseño e implantación de programas de compliance.