201510.07
Off
0

Educación, una buena herramienta para combatir la corrupción

Hoy, desde GPartners queremos resaltar la importancia del sistema educativo en cualquier país como herramienta para combatir la corrupción.

Hay que destacar que la educación es inversamente proporcional al nivel de corrupción de un país (cuanto más alto es el nivel de educación, más bajo es el nivel de corrupción y viceversa), por lo que se trata de un factor imprescindible en cualquier economía. En cualquier organización, tanto pública como privada, se ha de prevenir y evitar la corrupción, porque ésta impacta en la calidad de los distintos servicios públicos y privados que se ofrecen a los ciudadanos.

Para prevenir la corrupción en un país, se ha de impartir una buena enseñanza en dos sentidos:

  • En primer lugar, en los colegios; la educación se ha de centrar en fortalecer los valores ciudadanos y éticos (integridad, ciudadanía, transparencias y prevención de la corrupción) y en el respeto por las reglas de la ley y las instituciones democráticas, de forma que se transmita a los jóvenes cuáles son las consecuencias (individuales y colectivas), de un actuar corrupto.
  • En segundo lugar, es importante la educación (en forma de cursos formativos, concienciación a empleados, códigos de conducta específicos para los procesos de la empresa, etc.) que se imparta en las empresas del sector privado y del público. Las empresas deben tener claro que con la corrupción sólo conseguirían empeorar su reputación e imagen hacia los clientes, valores intangibles irrecuperables.

Desde GPartners ponemos a vuestra disposición nuestros servicios sobre la prevención de la corrupción en el ámbito interno de las empresas. Contamos con profesionales con amplia experiencia que implantan controles anti-corrupción, elaboran códigos éticos de la organización y códigos de conducta, e imparten formación sobre corrupción a los empleados.