201510.01
Off
0

Canal de denuncias

En las empresas, tanto públicas, como privadas, es bastante frecuente la probabilidad de comisión de delitos por parte los empleados de las mismas. Por ello es importante que cada empresa cuente con las medidas de prevención y detección de delitos que sean adecuadas.

Una medida adecuada para prevenir los delitos sería la implantación de un canal de denuncias (whistleblowing). Este sistema permite detectar irregularidades y la comunicación de posibles incumplimientos de las normas internas de la empresa y/o de las normas legales. El canal de denuncias permitiría, por tanto, adoptar las medidas necesarias para la investigación de los hechos denunciados y eventualmente para la sanción de los mismos.

Este sistema puede ser utilizado por los empleados, directivos, clientes, proveedores, contratistas, accionistas, etc. de una organización, quienes a través del mismo podrán dar a conocer todo tipo de conductas poco éticas y que violen el reglamento interno de la empresa, fraudes, coacciones, sobornos o corrupción.

El canal de denuncia sirve para cumplir con los requisitos que marca la nueva reforma del Código Penal y da la oportunidad de implantar un buen gobierno corporativo, lo que conlleva a que haya más transparencia, confianza y un buen clima de trabajo. Por tanto, las empresas para cumplir con el art. 31 bis del Código Penal, que establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas, es necesario que implanten un sistema de prevención contra la comisión de delitos. El más adecuado sería el canal de denuncia, que podría ahorrar a las empresas sanciones y condenas penales, en caso de que se hayan cometido delitos en nombre de la sociedad por sus trabajadores, directivos, etc.

El principal beneficio que supone para una organización la implantación de esta herramienta es la detección anticipada de irregularidades que podrían dañar potencialmente a la empresa, tanto a nivel de marca y reputación, como económicamente.

Un aspecto a tener en cuenta es que puede ocurrir que dentro de la empresa hay algún empleado que tiene conocimientos sobre una serie de irregularidades, sin embargo por miedo a represalias o por desconocimiento de no saber a quién dirigirse prefiere mantenerse al margen y en silencio. Una de las mejores maneras de solucionar estos conflictos internos es mediante la implantación interna en la organización de un canal ético.

Por último, resaltar que los canales de denuncia son siempre anónimos y garantizan la confidencialidad para todas las partes. Es recomendable que el canal de denuncia esté gestionado por una empresa externa y ajena a la propia compañía, porque de esta forma se garantiza la independencia, la confidencialidad y se ofrece más seguridad a las personas que denuncian, por lo que el miedo a denunciar se reduce.